Las empresas públicas no son capaces de explicar 43 contratos irregulares de 2014 y 2015

Es la ley de Murphy: diversos trámites tienen a la persona responsable de este blog demasiado ocupado y ese martes de resaca electoral llega una bomba. En este caso, en forma de informe de la Cámara de Cuentas escondido en la letra pequeña del BOJA del martes 4 de diciembre. Pido disculpas y la comprensión de mis seguidores: este servicio  lo hago por amor al arte y hay facturas que pagar.

Lo que ha hecho público el BOJA trata nada menos que de las fiscalización de los contratos hechos entre 2014 y 2015 por determinadas agencias públicas empresariales. Contienen irregularidades de hace dos legislatutras, de las que destacan  43 alegaciones que la cámara no admite porque no han corregido la irregularidad, de un total de 84.

Las 13 entidades sometidas a control son la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID),  la Agencia Andaluza de la Energía (AAE), la Agencia Andaluza del Conocimiento (AAC), la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), la  Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía (AOPJA), la  Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA),  la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Costa del Sol (APESCS), la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Bajo Guadalquivir (APESBG), la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Hospital Alto Guadalquivir (APESHAG), la  Agencia Pública Empresarial Sanitaria Hospital Poniente de Almería (APESHPA), la  Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA) y el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH).

La Cámara de Cuentas les pidió precisamente cuentas sobre una muestra de contratos — para alegría de los chanchulleros y emborronadores, no hay medios para controlarlos todos-, que suman 97,50 millones de euros.

Dichas empresas han contestado y ahora la Cámara de Cuentas acepta la mayoría de las explicaciones (alegaciones, en la jerga administrativa), pero hay 43 que no. Puede que todo sea de letra pequeña, de cosas abstractas de la que solo entienden los contables, pero cuando son generalizados… ¿cabe hablar de despistes? Aquí una muestra de lo generalizado de algunos comportamientos irregulares: “En el 54,35% (25 de 46) de los procedimientos abiertos fiscalizados no se justifica en la fase preparatoria de los expedientes la elección de los criterios de adjudicación que serán tenidos en cuenta en la adjudicación de los contratos, actuación exigida por el artículo 109.4 del TRLCSP”. En más de la mitad de los casos no se sabe si se elige una oferta porque sea buena o porque el que la presenta es primo de alguien.

Hay excepciones peores: en el 6% de las ocasiones se contrata como si fuera algo coyuntural y pasajero funciones necesarias siempre para el funcionamiento de esa agencia pública. Y así hasta completar un catálogo de 17 tipos diferentes de irregularidades.  La Cámara de Cuentas añade una larga serie de recomendaciones (explica a cada una de las agencias en qué falla y cómo debe hacer las cosas bien). Y por supuesto, qué se ha hecho mal en los 43 contratos en los que rechaza las alegaciones.

AMPLIACIÓN

El BOJA del miércoles 5 anuncia el plazo que tienen los centros educación concertada para renovar su concierto con la Junta de Andalucía para el curso 2019-20. Tienen el mes de enero para hacerlo.